José Ignacio Lluch – FREE MARKET

1 enero, 2011

FREE MARKET

 El autor publica cada martes una columna en la sección de economía de la edición de Comunidad Valenciana del periódico EL MUNDO.

En este espacio aporta una visión de la actualidad bajo un prisma económico, social y muy humano empleando para ello un lenguaje sencillo y cercano. A través de sus escritos ejemplifica sobre las situaciones más complejas de la economía, el mundo de la empresa y del emprendedurismo con analogías y metáforas de lo cotidiano, apoyadas en su larga experiencia profesional en el campo de la  consultoría para empresas  y grandes compañías que realiza desde su firma  MAIN. M&A Investement Network

8 abril, 2015

EL TIEMPO

Cuando alguien nos aborda por la calle o por teléfono para vendernos no se sabe qué servicio o producto revolucionario que mejorará nuestra vida y la del mundo o cuando contemplamos, con paciencia y resignación, la nuca de quien nos precede en una cola infinita, es cuando más conscientes somos de que el tiempo es valioso y no nos gusta perderlo.

tiempo1Desconocemos el stock de tiempo disponible en el almacén de nuestra existencia pero sí sabemos cómo utilizarlo en el presente, qué hicimos con él en el pasado y planear acciones para el futuro.

En el mundo de la economía sucede lo mismo. La acción humana se basa en la puesta en marcha de unos medios disponibles para conseguir un objetivo de mejora en el futuro. Es una clave constante en cualquier plan de acción. Toda idea o proyecto pasa al mundo real cuando se convierte en acción y ésta se produce en un momento o tiempo determinado. Además, en cuanto que busca un determinado fin no inmediato, contempla un tiempo futuro para su realización. Así pues, hay dos tiempos: el inicio, que es una decisión que afecta al cuándo, y la evolución del proyecto, que recoge el cómo y el cuánto dentro de una secuencia temporal. No hay acción sin resultado ni resultado sin acción.

El tiempo como factor integrante del proyecto es esencial en el cálculo empresarial. Se actúa sobre un plan temporal que analiza y coordina un equilibrio entre la inversión de medios necesaria, su elaboración y maduración, así como el comportamiento futuro del mercado. A mayor tiempo y medios utilizados, mayor expectativa de resultados se exigirá al proyecto. Del acierto y perspicacia en el uso de los medios y del tiempo, dependerá, en gran medida, el éxito o fracaso de la acción emprendedora.

Sin embargo, el tiempo como decisión de inicio de una acción es instantáneo. Solo atañe al individuo en base a su estimación de las circunstancias concurrentes y la oportunidad. Si en esos momentos el miedo y la incertidumbre pueden paralizar o demorar la decisión, quizá conviene recordar que ignoramos el stock que nos queda disponible y que solo puede prosperar la iniciativa que se intenta.

Art. 150 El tiempo

24 febrero, 2015

A TOPE

a tope 2En la vida hay mucha gente a tope. Viven, trabajan y quieren a tope. Es decir, al máximo de sus posibilidades, con pasión, entusiasmo y alegría. Como los demás, establecen sus objetivos, activan sus medios e intentan conseguir sus fines en un mundo de recursos limitados, incertidumbre sobre el futuro y falibilidad propia de los seres humanos. La diferencia es que lo hacen a tope.

En el mundo de las empresas sucede lo mismo, la acción empresarial o emprendedora se puede hacer a tope o no. Hay muchas formas de ir o ser a tope. Para empezar, el compromiso personal con el proyecto puede ser total. Los planes y acciones desarrolladas para obtener un éxito empresarial requieren de una entrega, pasión y dedicación completa. Es difícil que sin éste requisito las cosas salgan. Como me decía un gran emprendedor, si yo mismo no me lo creo, difícilmente se lo creerán mi equipo y mis futuros clientes.

Otra típica actitud a tope es el optimismo y el empuje. La vida empresarial está sembrada de constantes obstáculos y contradicciones. Emprender requiere una ilusión positiva para afrontar las dificultades como un reto u oportunidad, no como un molesto nuevo problema. La competencia, los reguladores, los cambios en el mercado, son elementos que pueblan el horizonte del que actúa y desde una perspectiva positiva, pueden ser acicates para mejorar y mantenerse alerta superando cada nuevo reto.

Dándose éstas dos condiciones, llega necesariamente la tercera que es la creatividad. Si se asume que nada de lo que nos rodea en el mundo económico es perfecto, empezando por uno mismo, la conclusión es que siempre se puede mejorar, que en cada momento se puede innovar, reinventarse e incluso volver a empezar.

No hay límites para ir a tope. La capacidad creadora de las personas y su empeño en posicionar su idea en el mercado no tiene límites en nuestra sociedad global. Los topes para ir a tope y ser a tope sólo los marca la propia inteligencia y voluntad del emprendedor. Todos los problemas, enemigos y obstáculos, incluyendo el miedo o la duda, están ahí para que el reto valga la pena y el resultado sea el mejor posible.

Daumen hoch für bildung

A tope art 149

13 enero, 2015

LA PISTA DE PATINAJE

patinajeHay una actividad urbana invernal muy recomendable para pasar un rato divertido consistente en situarse en primera fila de una pista de patinaje sobre hielo y contemplar relajadamente el espectáculo. Los entusiastas participantes, de manera voluntaria y voluntariosa, ofrecen una magnífica sesión gratuita de las más increíbles y disparatadas acrobacias para mantener el equilibrio y, con un poco de suerte y paciencia, algunos acaban brindando al público una aparatosa y espectacular culada o costalada, en la que se puede apreciar un sinfín de movimientos previos, combinándose todas las extremidades en descoordinada armonía y terminando con el trasero y el orgullo en el mismo sitio fresco que es el hielo. No obstante, los que realizan tal hazaña, tras un momento de quietud y reflexión, vuelven a levantarse y tras saludar al respetable,  reinician su titubeante avance con decisión y tan frescos.

A mi lado una experta en patinaje me explicaba que lo importante espatines mantener el equilibrio, sortear los distintos obstáculos y patinadores y, sobre todo, no desconectar del suelo, la llamada conexión o tacto del suelo. Y que la única forma de aprender es empezar y asumir las caídas, todos los buenos patinadores lo saben y no se libran de ello.

En el mundo de las empresas sucede lo mismo. Todos los empresarios que actúan en el mercado están expuestos a alguna culada y, con sinceridad, todos se la han dado en algún momento u otro. Es normal y supone la única forma de aprender a moverse, errar y acertar, equivocarse y rectificar. Cualquier acción humana está sujeta a posibles errores y lo importante para quien emprende es saberlo y estar atento a corregirlos cuanto antes. Mantener el equilibrio financiero permite el movimiento pero sobre todo es clave no desconectar del suelo, es decir, no olvidarse de lo que le da soporte y hace posible que siga en el mercado: sus clientes.

Los verdaderos peligros para la actividad empresarial, allá donde ésta se permita por las burocracias de turno, no son la competencia ni el mercado sino la pasividad e inmovilismo  provocada por el miedo al fracaso ante cualquier cambio o innovación y la persistencia en el error bloqueando cualquier acción de rectificación.

patinar

Lo realmente divertido es estar en la pista y para conseguirlo habrá que vencer el miedo a la culada y estar dispuesto en todo momento a levantarse y rectificar para mantenerse en ella.

La pista de patinaje art. 148

17 noviembre, 2014

LO IMPORTANTE

Filed under: competitividad,estrategia,liberalismo,mercado,negocios,pyme´s — joseignaciolluch @ 11:31 pm
Tags: , , ,

Aseguran los expertos que correr por un bosque es altamente saludable y divertido pero que resulta muy conveniente, además de disponer de un buen equipamiento, no distraerse con el paisaje o la fauna del lugar si no, más bien, mirar hacia adelante y estar atento a lo que se viene encima para evitar desagradables encuentros con ramas, piedras o agujeros.

En el mundo de la empresa pasa lo mismo, los empresarios tienen que atender muchas cosas y su camino también está lleno de diversa vegetación y fauna muy capaz de distraer su atención de lo importante, de lo que realmente le tiene que marcar el rumbo de todos y cada uno de sus actos para conseguir el éxito y cumplir con su función.

Cuentan que una buena empresa, con excelentes resultados históricos y muy adecuada gestión de sus recursos, empezó a perder ventas. Preocupados sus gestores, convocaron  al consejo de administración y se planteó el tema. La gestión financiera era correcta y prudente. El producto había triunfado en el mercado y se seguía vendiendo, aunque un poco menos. Se recibían constantes premios y reconocimientos de entidades y organismos. Los expertos consultores contratados confirmaban, tras cobrar unos enormes honorarios, lo bien que lo hacia la empresa. Todo estaba muy bien pero las ventas disminuían…

 Al final, el presidente y fundador pidió que invitaran a la reunión a algún antiguo cliente perdido y le preguntaron por qué ya no compraba su producto.

Este les explicó, de muy buena gana, las razones sencillas por las que había dejado de comprar y, a partir de ahí, pudieron empezar a resolver el problema de ventas corrigiendo su tendencia en poco tiempo.

Lo que de verdad es importante y que un empresario nunca debe olvidar es a su cliente. Servirle cada vez más y mejor. Mientras esta conexión exista y se mantenga, la empresa funcionará bien. Cuidado con los cantos de sirena y la autocomplacencia, así como con las críticas o el no reconocimiento de entidades e instituciones diversas. Ambas cosas son irrelevantes. El premio real, lo que de verdad vale e importa, es la aprobación, cada día, del consumidor o cliente, el apoyo y reconocimiento del mercado.

El-cliente-es-el-rey

Lo importante art 146

4 noviembre, 2014

¿QUÉ HACES AHÍ?

dinero Hace poco cerramos con éxito otra operación. La alegría y entusiasmo de todo el equipo, compartiendo felicitaciones y abrazos, era elocuente, espontánea y contagiosa. Nadie se acordó de las noches sin dormir, las dificultades, tensiones y los múltiples obstáculos que hubo que superar. Sólo quedaba la satisfacción de un buen trabajo hecho y el reconocimiento de los clientes. Con la misma ilusión del primer día, pensé agradecido qué afortunados éramos por hacer lo que nos gusta.

¿Afortunados? Recordé una frase de un conocido empresario americano ya fallecido, que hace mucho tiempo dirigió a un variado público: Si no te diviertes haciendo lo que haces ni obtienes resultados, ¿qué diablos haces ahí?

Quizá sea algo más que suerte. En algún momento hay que tomar la decisión y actuar. Asumir el riesgo de equivocarse y emprender aquello que uno sabe que le apasiona, conoce y puede aportar mejores soluciones al mercado que las existentes, las suyas.

Quizá por eso, el panadero de mi esquina es un artista de los pasteles, es feliz haciéndolos y comprobando que a sus clientes nos encantan sus deliciosos productos e innovaciones. Tiene colas en su establecimiento y le va estupendamente.

Quizá por eso, mi amigo Andrés se decidió a comprar la empresa para la que trabajaba. Con el apoyo de un compañero de trabajo, sus escasos ahorros y mucha ilusión, convencieron a un inversor privado y transformaron, en poco tiempo, una triste situación de pérdidas y a punto de quebrar, en un proyecto que ya está en beneficios y crece.

Quizá por eso, Marcos que lleva años sacando adelante y sin apenas mediosBusiness-Angel económicos, un producto de alimentación con su marca, el proyecto de su vida, ha recibido la visita de un fondo internacional líder sectorial, reconociéndole la calidad e innovación de su creación y ofreciéndole invertir en él para potenciar su comercialización y situarlo en una posición global.

Quizá por eso, Ana dejó, tiempo atrás, su puesto directivo en una empresa y emprendió el sueño de su vida que consistía en enseñar y educar a niños pequeños. Cada promoción de alumnos que ha formado, la adoran y son resultados vivos de su magnífica gestión de éxito.

Así pues, ¿qué haces todavía ahí?

¿Que haces ahí¿ art. 145

20 octubre, 2014

¿BANCOS O NADA?

crear equipo

Mi amigo Juan tiene una empresa feliz. Y lo es porque así se sienten las personas que directa o indirectamente tienen que ver con ella.  Empleados, proveedores y, sobre todo, clientes que ven satisfechas sus aspiraciones cada vez mejor gracias a un permanente esfuerzo innovador en la producción y servicios que mi amigo y su gente realizan.

Sus números hablan por sí mismos. Factura 200M€ con un ebitda de 40M y caja neta de 10. Mantiene un crecimiento sostenido anual superior al 15% y su cartera de clientes está diversificada en 122 países.

Hace poco me enseñaba orgulloso cómo estaba poniendo en marcha una empresa quebrada que había adquirido recientemente. Se veía claramente el cambio que estaba realizando. Era palpable el contraste al observar cómo unas instalaciones viejas, abandonadas y en ruinas, volvían a tener luz, alegría, iniciativas, mejoras.  Cómo la savia de la vida volvía a circular por ellas. Nuevos empleos, nuevas soluciones y maquinaria, nuevas tecnologías.  Y todo ello debido al impulso creador de un empresario que sabe hacer su trabajo : crear riqueza activando recursos disponibles y reinvirtiendo capital bajo su riesgo y ventura.

La historia de Juan se parece a la de otros empresarios. Apenas hace 19 años y conociendo bien su sector, decidió emprender su proyecto. Sin fortuna ni títulos académicos ni padrinos pero con un conocimiento personal, empírico y tácito, decidió actuar. Se fue al banco de su pequeño pueblo, hipotecó su casa por 9M de pesetas y empezó su empresa.

Hoy posiblemente Juan no hubiera podido iniciar su proyecto. Muchos como él hoy no podrán convertirse en fuentes de creación de riqueza para mañana.

Cuántas empresas o proyectos viables se quedan hoy sin financiación bancaria. Cuánta riqueza se está perdiendo o no llegará a existir.

crearLos bancos han dejado de ser la única alternativa financiera para las pymes y ese enorme hueco puede ser cubierto por la iniciativa privada. Empiezan a aparecer fondos privados de todo tipo con una amplia gama de instrumentos y recursos para ofrecer soluciones financieras y liquidez.

¿ Permitirá el regulador que estas nuevas vías existan y puedan competir en igualdad de condiciones con la banca en el apoyo financiero a las empresas?

¿Banca o nada art144

1 julio, 2014

CIMA O VACÍO

Aseguran los expertos alpinistas que cuando se está a una considerableemilio_gonzalez-nevado_chani altura, en una pared entre un precipicio y la cima, es conveniente no mirar al vacío y concentrarse en dónde se ponen los pies y las manos, sin mirar hacia abajo para evitar el vértigo que te inmoviliza.

En el mundo de la empresa sucede lo mismo, la inmovilidad y la inacción te puede hacer caer al vacío.

Todos los empresarios han sufrido ese vértigo alguna vez. Probablemente cuando decidieron  emprender o innovar su proyecto. Concentrarse en la cima u objetivo en lugar de hacerlo en el vacío o las dificultades, no es irrelevante ya que puede suponer el ser o no ser de una iniciativa creadora de riqueza.

En la cima está la ilusión y la certeza subjetiva de haber descubierto algo que puede ser útil y que mejora lo existente en el mercado.

También está la expectativa de conseguir el éxito, creando riqueza directa para empleados, proveedores o clientes y residual, si hay beneficio, para uno mismo.

Otro factor positivo  para el emprendedor o empresario es que la actividad que inicia o en la que innova, es la que más le gusta. El sector, producto o servicio en el que la iniciativa se va a desarrollar será, con toda seguridad, la pasión dominante de su creador. Trabajará y vivirá en y de lo que más le gusta, entiende y conoce mejor. Por eso ha surgido el descubrimiento que es el fruto lógico de su conocimiento específico y su mente inquieta.

¿Y si se mira al vacío? Aparece la incertidumbre y el miedo que son los enemigos de la acción e inseparables, como ésta, del ser humano. También las dudas como seguridad frente a riesgo, comodidad o cambio, pánico al fracaso, respeto reverencial a lo establecido y a los intereses creados, desconcierto ante la infinita y cambiante regulación…

Cuando éstas dudas empiecen a surgir y antes de que llegue el vértigo, conviene centrar la atención en el objetivo y en cada uno de los pasos a dar para poner en marcha el proyecto. Como dicen los alpinistas, hay que dar la espalda al abismo. Es el único camino para generar riqueza a la sociedad: empezar a actuar y no parar de hacerlo. La riqueza de una sociedad depende de las personas que superan el vértigo a la iniciativa.

alpinismo

Cima o vacio art 143.pdf

17 junio, 2014

¿QUIÉN CONDUCE?

Recuerdan aquel anuncio de propaganda gubernamental sobreconducir-noche tráfico en el que el estado benefactor nos comunicaba con tristeza algo así como “no podemos conducir por tí”? Años después aún siento escalofríos ante esa declaración que es la quintaesencia del intervencionismo en la vida de la gente. Penséque lo único que no podían hacer por mí era vivir, es decir, pensar y actuar.

En el mundo de la economía sucede lo mismo, hay unas reglas de juego como en el tráfico, pero cada cual es libre de pensar y actuar, haciéndose responsable de las consecuencias de sus actos e iniciativas y cosechando sus frutos o fracasos.

A diferencia del mundo de la circulación, en el ámbito de la innovación empresarial y del mercado, que es pensamiento y acción, no hay carreteras ni señales de tráfico y los caminos para emprender y desarrollar iniciativas viables hacia el éxito, que es la aprobación y aceptación del consumidor, están por descubrirse. Siempre habrá alternativas y rutas nuevas por trazar que los emprendedores y empresarios detectarán y experimentarán, a su riesgo y ventura, utilizando su mente y capacidad de acción.

Por supuesto que esos nuevos caminos, una vez descubiertos y desarrollados, serán rápidamente imitados y transitados por otros y la competencia hará que esas autopistas sean cada vez más baratas y asequibles para todos.

El motor que impulsa a cada innovador para ir abriendo nuevas y mejores vías se basa en su conocimiento personal, subjetivo, tácito e intransferible y, gracias al mismo, descubre o se percata de la oportunidad que hay en el mercado para mejorar una solución ya existente por otra superior que ha ideado.  También requiere un cierto grado de inconformismo, de ir contracorriente, pensar distinto y no dar por bueno todo, ya que innovar es cuestionarse lo conocido y admitido por todos, para proponer  soluciones inexistentes hoy y desconocidas.

conduccion_eficienteEs justo lo contrario a la uniformidad y a la seguridad. Supone salirse de la ruta preestablecida, asumir los riesgos y recorrer un camino inexplorado hacia un destino que sólo el empresario intuye y se imagina. Solo él marca su rumbo y velocidad. Y, por cierto, nadie puede hacerlo por él.

Quién Conduce art. 142

3 junio, 2014

EL HUECO

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAseguran los expertos que para que un balón de fútbol acabe dentro de una portería y en consecuencia, ese gol produzca una enorme satisfacción a mucha gente, hace falta que un jugador se demarque, encuentre un hueco y consiga colocar la pelota en él.

En el mundo de la economía sucede lo mismo, para que hayan goles y en consecuencia, satisfacción y alegría de muchos, hace falta que los jugadores actúen, que el equipo se coordine y que descubran los huecos adecuados para conseguir el objetivo.

En el mercado o estadio estamos todos. Los espectadores o consumidores que rechazan o aplauden lo que se les ofrece, los jugadores o empresarios que actúan en él y los árbitros o autoridades que regulan o vigilan el cumplimiento de las normas.

Analizando por separado a cada uno, están los consumidores cuyo papel y objetivo es bien claro: ser el soberano del mismo y que se les ofrezca el mejor servicio u oferta posible en cada momento, sin límites. Cuanto mejor, mejor.

 Los empresarios son aquellos que libremente asumen el papel de actores del mercado y su iniciativa se encamina, bajo su riesgo y ventura, hacia el éxito que es conseguir la aprobación del público. Para ello, tendrán que descubrir los huecos que la oferta tiene, sortear los obstáculos, innovar alejándose de donde todos están ya que ahí no hay huecos, asumir patadas, empujones y bloqueos para alcanzar la meta.

Si observamos el mercado, lo cierto es que siempre se pueden descubrir huecos y oportunidades. No es perfecto, está en constante cambio y las opciones o soluciones son ilimitadas, sólo hay que descubrirlas y ponerlas en marcha. En cualquier sector, servicio, producto o proceso actual siempre puede surgir una idea que lo mejore.

Por último están los árbitros o autoridades, cuyo mejor papelgol3 debería ser limitarse a verificar el juego limpio en el mercado y que gane el mejor. Aplicar por igual a todos las mismas reglas, sin beneficiar a unos sobre otros, ni cambiar el reglamento cada rato y menos aún, intervenir en el juego forzando un resultado a su gusto. Dicen que el mejor árbitro es el que hace su trabajo y pasa desapercibido.

20 mayo, 2014

SOSPECHOSOS

En  una buena novela de misterio siempre aparecen una serie de personajesPS000774_2.pdf que se relacionan con el protagonista o víctima y  todos pueden ser sospechosos hasta el desenlace final donde se descubre al culpable. A veces el final sorprende y los más sospechosos, casi siempre el mayordomo, son buena gente siendo el culpable quien menos se imagina el lector.

En el mundo de las empresas sucede lo mismo, en todos los proyectos empresariales intervienen una serie de elementos o personajes que interactúan con el empresario y, al hacerlo, pueden ser sospechosos del desenlace hacia el éxito o el fracaso.

 

Uno de los más relevantes personajes que aparece en todo proyecto empresarial es el mercado. Sin él no hay empresa. Es más imprescindible que el mayordomo en toda novela de misterio que se precie y al igual que éste, suele ser el primer sospechoso del éxito o fracaso empresarial. En parte, realmente lo es, ya que el consumidor o cliente es quien decide en un mercado libre, si compra o no un producto o servicio. Ahora bien, aunque a veces se acusa al mercado del fracaso y nunca del éxito, ¿es éste realmente el culpable?  ¿Lo es el reloj cuando se llega tarde a una cita?

sospechoso_uvas_felices2Otro sospechoso habitual es la competencia. Suele verse en ella el malvado enemigo que roba clientes y que con sus prácticas pretende el fracaso del proyecto. Y así es en parte, pero también gracias a ella, existe un estímulo permanente de mejora e innovación en lo que se hace, una guía que indica si se va por el camino correcto de servir mejor las preferencias del consumidor frente a otras alternativas y el motor que mantiene vivo el genio creador que todo proyecto empresarial debe tener para seguir con éxito en el mercado.

Hay otra serie de personajes que pueden intervenir en el desenlace como el gobierno y los proveedores de los recursos necesarios como trabajo, dinero y bienes en general, siendo más decisiva su influencia en los mercados menos libres.

A diferencia de las novelas, en las empresas el final no está escrito y el autor último de lo que sucede es el empresario.

bodegon-sospechoso_uvas_felices3

Sospechosos art. 140. pdf

8 abril, 2014

CONFÍA EN TI

Hace tan sólo veinte años, un joven trabajador tomó la decisión de ser empresario. Estaba convencido de que se podían hacer las cosas mejor en su industria. Sus ideas y proyectos innovadores eran, en su mayoría, lo contrario a lo que su sector industrial durante “toda la vida” había hecho. Tenía esa mezcla de sentimientos tan común en quien inicia un proyecto: miedo al fracaso, ilusión y pasión por ponerlo en marcha y una sincera y humilde perplejidad porque a nadie se le hubiera ocurrido algo tan evidente…Y sobre todo, una plena confianza en su idea.

 Conviene no confundir esa certeza subjetiva que mueve a la acción del empresario para realizar su proyecto con la arrogancia de saberse infalible. La primera es propia de quien se juega su patrimonio en el intento y sabe que debe competir y ganarse a diario la aprobación del cliente. La segunda es más propia de planificadores que sin riesgo patrimonial alguno dirigen y organizan la economía de los demás.

Nuestro amigo se fue al banco de su pequeño pueblo, hipotecó su casa y empezó su proyecto empresarial.

 Desde ese día se centró en tres claves: sus clientes, su gente y la confianza en su proyecto.

Para él su cliente era lo más importante. Estaba en todo el mundo, no sólo en su pueblo y su obsesión era darle lo mejor y al mejor precio posible siempre. Estar atento a sus gustos y preferencias en cada momento para satisfacerlas.confia en ti

Respecto a su equipo humano, las personas que trabajan conmigo, como se refiere a sus trabajadores, son parte activa del proyecto y con los que comparte ilusiones, preocupaciones y el día a día de la empresa.

 La confianza en uno mismo es su tercera clave. Me han dicho de todo, comenta, que estoy loco,  que no me prestan dinero para eso ……hay tanta gente que desconfía de todo y no hace nada por su cuenta.

A dos décadas de cuando empezó, su empresa factura cientos de millones de euros, con rentabilidad líder en su sector, crecimiento constante y presencia en 122 países. Los empleados que empezaron con él, ahí siguen, junto con los que se van incorporando cada año.

Por cierto, sigue perplejo de cómo no se le ocurrió esto a nadie más.

Confia en ti Art 139.pdf

11 marzo, 2014

¿EMPRENDEDORES?

emprendedores2

Como casi todas las palabras que trasmiten conceptos, cuanto más se usan y se ponen de moda, a impulsos de nuestra bienintencionada administración, más se alejan de su significado o más confusión se crea en torno a las mismas. Con la palabra emprendedores puede estar ocurriendo esto.

Todos los seres humanos somos emprendedores, ya que actuamos buscando siempre  mejorar una situación dada. En economía las personas actúan según sus fines y utilizando los medios a su alcance. Preferirán obtener bienes presentes de igual valor a bienes futuros. Y se decidirán por los futuros en la medida que consideren que éstos, les pueden reportar más valor que lo inmediato.

La cultura emprendedora se da en mayor medida allí donde la opción emprendedora es más interesante que otras. En países donde haya más estado que mercado, poca libertad económica, rigidez laboral y predominio de entes burocráticos, no es extraño que predominen aspirantes a ser funcionario o empleado. Cuando el modelo demuestra su incapacidad de generar riqueza, se buscan soluciones rápidas y se crea otra especie protegida y regulada llamada emprendedor. El problema es el mismo y parte de creer que la economía funciona desde un poder central planificador en lugar de ceder libertad y renta disponible a la iniciativa privada.

Así pues, nos encontramos con un grupo de personas que no son emprendedores según el arquetipo oficial. Su edad promedio es más bien madura aunque hay de todas. Una mayoría carece de títulos universitarios. No pertenecen a ningún Sillicon Valley pero algunos de sus sectores son los mejores y más competitivos del mundo. Sus trayectorias no han sido salidas bursátiles fulminantes sino décadas de esfuerzo y aprendizaje.

emprendedoresMuchos han llegado a ser globales compitiendo y ganando en cada país la confianza de sus clientes. No son genios tecnológicos pero innovan cada día mejorando cada uno de sus procesos ya que no tienen ninguna seguridad frente al futuro salvo estar alertas y anticiparse a cualquier necesidad o mejora para su clientela. No gozan de ningún privilegio fiscal ni normativo. Reinvierten lo que les queda  para seguir creando riqueza, contratando gente, tecnología, compitiendo en nuevos mercados. No saben muchos idiomas pero conectan muy bien con su cliente global en el lenguaje de calidad/precio.

Se llaman empresarios y emprenden cada día que su empresa se mantiene operativa en el mercado.

¿Emprendedores art138.pdf

25 febrero, 2014

El BURRITO II

burro1

Tenemos al burrito sobrecargado y, al igual que la mayoría de nuestras empresas, ese sobrepeso dificulta o impide su avance. Hay que examinar su carga y considerar cómo aligerar su peso para que su lento y vacilante paso se transforme en el galope de un caballo de carreras.

El  sobrepeso que afecta a una mayoría de nuestras empresas es su endeudamiento y a todas, la presión fiscal. Veamos cómo podría aligerarse.

La medida más directa para reducir o eliminar deuda es aportar más capital. No es casualidad que en los últimos años se hayan disparado las cifras de aumentos de capital en las empresas. Los ahorros y recursos líquidos disponibles de los empresarios han sido reinvertidos para mantener y equilibrar sus balances.

En ocasiones donde no queda capital disponible ni ahorros, los empresarios han dado entrada a sus empresas de nuevos inversores para que aportando esa liquidez necesaria por una parte de la propiedad, respalden el proyecto empresarial.

Sin embargo, hay situaciones donde estas opciones no se producen y es cuando la posibilidad de acción sobre la deuda excede la capacidad del empresario y depende de la voluntad del acreedor. Y aquí es donde el acreedor puede escoger entre dos vías: la ejecución y consecuente liquidación, o una renegociación que permita a la empresa volver a una situación más equilibrada y atender sus compromisos. La primera es cortoplacista y genera más daño del que resuelve. La segunda es la más utilizada por los acreedores proveedores que, siendo empresarios también, saben que con tiempo su cliente se recuperará y prefieren respaldarle a liquidar y vender a la baja las piezas.

Los acreedores financieros tienen muchas alternativas a su alcance antes de recurrir a la ejecución. Toda empresa que ha sobrevivido a la crisis, aunque soporte una deuda, es porque tiene su mercado, sus clientes, y es cuestión de tiempo que se equilibre y estabilice. En lugar de drenar a ésta de liquidez, hay vías para apoyar una más rápida y sólida recuperación desde la refinanciación hasta la capitalización de la deuda.

burro claytonRespecto a la carga tributaria la decisión depende de los gobernantes. Se trata de escoger adónde va una parte de la renta disponible. Se extrae de las empresas liquidez con impuestos directos o gravando el empleo, la energía, las inversiones y cualquier acción que pudiera ser creadora de riqueza o se les deja ser competitivas y realizar su función.

El burrito II art. 137

11 febrero, 2014

EL BURRITO DE CARGA

burroRecuerdan la imagen de un pobre burro tirando del carro, cargado hasta los topes, con una familia entera y un enorme montón de trastos de todos los tamaños y de dudosa utilidad? Ante tal desproporción de carga y su lento avance, aparte de sentir compasión por el pobre animal, era lógico deducir que difícilmente llegarían algún día a su destino y, por supuesto, que pudieran acoger a más pasajeros, por muy necesitados que estuvieran de subirse al carro.

 Con las empresas españolas sucede lo mismo. Las que han sabido o podido sobrevivir a la crisis identificando su camino, se encuentran en su mayoría, soportando una carga tan descomunal que les dificulta o impide que lo recorran y, menos aún, que puedan incorporar a sus proyectos más personas.

Una de las consecuencias positivas de la crisis ha sido que las empresas se han abierto a los mercados internacionales. Aunque ésta es una estrategia adecuada en todo momento, la caída de la demanda interior ha acelerado el proceso y una mayoría de empresas ha conseguido hacerse un hueco en el exterior. Así han logrado mantenerse o incrementar su crecimiento. Esto ha generado, asimismo, consecuencias muy positivas a nivel macroeconómico que todos conocemos. Muchas carteras de clientes de empresas españolas han pasado, en poco tiempo, de tener porcentajes irrelevantes de clientes extranjeros a ser mayoritariamente internacionales.burro4

 Se le da poca importancia a este logro. Parece que baste con la decisión de vender fuera y ya está. Muy al contrario, haber conseguido vender en todos los mercados exteriores sus productos, implica que han sabido ganarse a los consumidores de allí, frente a una competencia existente y previa. Esto dice mucho a favor de la calidad, capacidad y competencia de nuestros empresarios.

Sin embargo, la mayoría de estas empresas soportan una doble carga que retrasa su crecimiento, mengua o elimina su liquidez y debilita su consolidación y competitividad.

Esta doble carga es su apalancamiento y la presión fiscal omnipresente.

¿Se puede aligerar la carga a nuestro burrito para que nos lleve pronto a su destino que se llama empleo, progreso y bienestar para la sociedad? 

El burrito de carga art. 136

13 enero, 2014

¿OTRA ECONOMÍA?

Imaginen un gestor que ante una situación de gran endeudamiento y pérdida de ingresos, debido a una enorme crisis que afecta al consumidor, actúe del siguiente modo: aumenta los gastos, mantiene administraciones improductivas y para pagar una estructura deficitaria, se endeuda más y sube los precios. ¿Sería suicida no?

reducción costes2Pero no se preocupe, dice el gestor, porque lo mío es economía política y mi cliente es un contribuyente que está obligado a ingresar lo que se le imponga.De acuerdo, admito el matiz, pero el problema es el mismo ¿cómo le paga si ya no tiene ingresos o ahorros? No pasa nada, contesta el gestor, yo le protejo. Deja de producir y pasa a ser protegido.

 Pero así tenemos un grupo menguante de personas que ingresan y otro creciente que gastan. Y en medio, un gestor cuya administración se encarece y agranda para repartir cada vez menos….. Predecir adónde lleva esta tendencia no es complicado ni optimista.

La economía no es distinta si se trata de micro o macro, pública o privada. Sus leyes funcionan igual para todos, así como la lógica y el sentido común.

¿Qué nos sugiere la lógica o una gestión responsable en éstas circunstancias?

Parar el endeudamiento y reducir el gasto, aligerar el coste de administración y gestionar con eficacia priorizando lo importante.

Esto son medidas defensivas, básicas pero insuficientes. A la vez, debe crear valor. Para ello no le queda más remedio al gestor público que apoyar a los que generan riqueza y que éstos actúen. Dejar renta disponible a la iniciativa privada para que fluya el capital. Crear riqueza requiere ideas, empresarios y dinero. Cuando una empresa necesita capital para desarrollar un plan de negocio, abre su accionariado e invita a que entren socios que aporten su capital y conocimientos, para fortalecer el proyecto y mejorar los resultados. ¿Qué se requiere para haya inversión? Confianza y expectativa de beneficio. Seguridad de que las reglas de juego no cambien.

Dejar espacio y renta para la iniciativa privada, esté donde esté, y que pueda actuar haciendo lo que sabe hacer: crear riqueza.

¿otra economía¿ art. 135.pdf

31 diciembre, 2013

LAS DOCE UVAS

Las de esta noche, podrían ir acompañadas por una breve reflexión y una sonrisa.

Para la primera uva, les propongo recordar que sólo el individuo piensa, razona y actúa. Las Uvas1abstracciones no. Sólo la libertad permite que, del esfuerzo y el conocimiento único de cada uno, en su búsqueda de mejoras y soluciones desde su experiencia concreta y en interacción con los demás millones de seres, vaya progresando y mejorando la sociedad. Ningún planificador puede superarlo.

La segunda es que detrás de cada autoridad hay humanos falibles como cualquiera. ¿Y sabe un secreto? Saben menos que Vd de su trabajo y no son éticamente superiores. No les deje regular su vida.

La tercera es la acción. Sólo  se acierta actuando. La muerte es la pasividad. Vivir es probar, equivocarse, acertar y seguir.

La cuarta es la cooperación. Intercambio voluntario entre personas que logran sus fines sirviendo a los fines de los demás.

La quinta es la responsabilidad. Es la base para que se invierta esfuerzo, dinero o bienes. La inseguridad jurídica es el enemigo para crear riqueza.

La sexta es la autonomía personal responsable. No parásitos. ¿Es sensato que un poder burocrático asuma la gestión de lo esencial de las preocupaciones humanas?

La séptima es la belleza del descubrimiento. A la vuelta de la esquina o en un rincón de nuestra mente, puede surgir la oportunidad, algo que mejora lo existente. La fuente inagotable de riqueza no son los recursos naturales ni dinero en trillones, sino el ser humano.

La octava,  la competencia como camino de progreso. Concurrencia de millones de ideas que estimulan la innovación en constante búsqueda de mejores soluciones.

La novena es que la deuda esclaviza. Endeudarse para gastar más es irresponsable y crea miseria presente y futura.

La décima es el respeto a la propiedad, fruto de la mente y trabajo de alguien, expropiarla es esclavitud.  Al reclamar o gestionar dinero público recuérdese que es siempre privado.

La undécima es la diversidad de un mundo global, donde por el libre intercambio intelectual o material, más gente participe y se enriquece.

La doce es un reto: mañana no será igual que hoy, el cambio se produce si uno quiere y no se rinde. Si no se pide permiso para vivir y actuar. Si cada cual empieza a vivir su sueño.

new-year

Las doce uvas art 134. pdf

 

17 diciembre, 2013

LA CHIRIMOYA

Es una fruta de magnífico sabor y que aporta un sinfín de elementos saludables al ser humano,chirimoya2 incluyendo la risa, cuando se contempla a alguien comiéndola y con la necesidad de expulsar, con más frecuencia de lo que quisiera, esas pepitas negras que abundan en tan apetitoso manjar. Pero por más o menos arte o maestría que se aplique al comer la chirimoya y que sus ingredientes hagan su excelente función, hay que expulsar esas semillas negras tan molestas.

 En el mundo de la economía y las empresas sucede lo mismo. La sociedad, como una magnífica chirimoya, se compone de una multitud de elementos individuales que al actuar entre sí  van creando una red de intercambios voluntarios que, impulsados por la función empresarial, va generando riqueza y bienestar para todos. El problema es que, al igual que la chirimoya, también abundan las pepitas negras y éstas no aportan nada útil sino que son incompatibles con una sociedad sana y próspera. Para que funcione bien hay que detectarlas y evitarlas.

 Una clásica pepita negra es todo aquello que dificulte o aborte la libre iniciativa y acceso de la gente al mercado, a cualquier sector, con sus nuevas ideas, proyectos e innovaciones.

chirimoya1Otra muy similar es la corrupción,  fruto de las prácticas irregulares que al amparo de algún poder establecido, se permiten e incluso se justifican.

También hay pepitas negras en el miedo al esfuerzo y al fracaso ante la opción de realizar cualquier actividad o proyecto. Esta pasividad bloquea la acción y acaba en situaciones parasitarias. Y el parásito no crea riqueza ya que vive y consume la que otros, con su esfuerzo, consiguen realizar.

 Se pueden encontrar pepitas negras en la irresponsabilidad, en todas aquellas decisiones o acciones basadas en el objetivo del corto plazo, ignorando las consecuencias negativas que vendrán después y que afectarán a muchas más personas que la inmediata satisfacción del cercano.

Si en la actividad cotidiana se tropieza con alguna de estas pepitas negras u otras parecidas, es aconsejable no tragárselas sino escupirlas lo más lejos posible. 

La Chirimoya art. 133. pdf

 

4 diciembre, 2013

¿Y el sistema industrial?

Filed under: Confianza,crecimiento,emprendedores,empresarios,mercado — joseignaciolluch @ 8:07 am
Tags: , , ,

Cualquier economía moderna es sólida y generadora de riqueza en la medida en que dispone de un rico y variado sistema productivo o tejido industrial. Es lo que los economistas llaman bienes de capital. Los sujetos que integran este sistema son las empresas. Estas son espontáneas y libres organizaciones, basadas en acuerdos voluntarios de sus integrantes que, impulsadas por el espíritu empresarial que pone en marcha y activa un variado conjunto de elementos que, coordinados y dirigidos, crean valor entre sí y para terceros.

El emprendedor que ha sido capaz de descubrir un hueco o mejora para ofrecer al mercado y que ha logrado coordinar para tal fin, todo tipo de factores como personas, medios materiales, tecnologías y dinero, ha creado una nueva fuente de riqueza para la sociedad y pasa a integrar lo que podemos llamar tejido productivo. Ese entramado interactivo de empresas que, al actuar, son el motor que genera progreso y bienestar real. De forma directa a trabajadores, proveedores y clientes, e indirectamente, abriendo nuevas opciones e información para otros empresarios, canalizando ahorro y capital hacia inversiones productivas potencialmente beneficiosas y anticipando parte de los flujos de dinero en salarios,  activando el consumo.

cerrado En sentido contrario, cada empresa que se cierra o liquida empobrece un país. Años de crisis han eliminado del mercado muchas empresas. Gran parte eran  proyectos erróneos, gestiones nefastas y negocios absurdos. Lo que queda, merece la pena que sobreviva. Lo que queda, sin embargo, está en general, débil y necesita respaldo y apoyo. Todo lo que les rodea juega en contra. Presión y opresión tributaria, impagos de administraciones, ausencia de crédito, caída del consumo, regulaciones y rigidez administrativa a toneladas. Fue imprescindible e incuestionable salvar el sistema financiero.

 Cada banco recibió toda la ayuda posible de la sociedad para tal fin. Pero, ¿y el sistema productivo? ¿Lo dejamos caer, empresa a empresa, o lo apoyamos a través de ese sistema financiero que entre todos hemos salvado? ¿Apretamos el botón de ejecución suicida liquidando sus trozos, o apostamos por su viabilidad y futuro? ¿No es quizá también el nuestro?

Y el sistema industrial art. 132.pdf

19 noviembre, 2013

¿Signos positivos?

Las apreciaciones u opiniones de nuestros gestores públicos sobre el futuro económico puedenSubir o bajar tener valor para quien lo quiera creer, los resultados objetivos son otra cosa.

Estos se producen como consecuencia lógica de acciones previas que según han sido adecuadas o no, consiguen los resultados positivos.

Más que de signos o luces al final de túneles, parece mejor hablar o analizar acciones concretas que en virtud de su oportunidad o acierto consiguen a corto y medio plazo el resultado deseado.

Los seres humanos actuamos y en particular la economía estudia la acción humana en cuanto que según unos determinados fines utiliza los medios escasos disponibles para lograrlos.

En la vida y economía  real de nuestra sociedad sí que se pueden observar hechos y acciones positivas y adecuadas que hacen pensar en que se podrían obtener los resultados deseados por todos, a saber, una mayor prosperidad general. De hecho una sociedad es más rica en la medida que más tejido productivo y bienes de capital dispone.

Crear_EmpleoHechos positivos que pueden observarse son entre otros, el tenaz esfuerzo de algunos empresarios trabajando y luchando por conseguir mantener su empresa y que ésta no se cierre sino que pueda ofrecer su servicio a los clientes, abriendo fronteras, innovando, mejorando su tecnología y apostando todo lo que tiene para lograrlo.

Otro es que algunos banqueros en lugar de ejecutar sus créditos y liquidar la empresa, analicen y confirmen la viabilidad del proyecto empresarial y apoyen al conjunto de personas que lo hacen y harán posible.

Otros signos positivos son que algunos trabajadores apoyen a su empresa en lugar de provocar su liquidación porque confíen en que el proyecto común del que forman parte  puede aguantar y sobrevivir.

Lo que no ayuda ni es positivo es el aumento del gasto y endeudamiento público ni subir impuestos. Más bien obstruye que el flujo económico pase al sector productivo para crear empleo y riqueza. Reduce y resta recursos presentes y endeuda a futuro al sector privado que por cierto es el que lo tiene que pagar.

Signos positivos art 131.pdf

22 octubre, 2013

LAS PIEDRAS

Castillo1

Hace poco me dijeron la siguiente frase ” cuantas más piedras encuentre en mi camino, más grande construiré mi castillo”. Me sorprendió y gustó la expresión y aunque la idea en la que se basa es sabida y conocida por todos, me resultó muy oportuna e interesante. Quizá porque procedía de empresarios emprendedores que, como tantos otros, están dejándose la piel, el patrimonio y la vida por sacar adelante y estabilizar su proyecto empresarial en todos los mercados a los que pueda llegar.

Y es que, de la lucha y el esfuerzo que cada día llevan a cabo miles de medianas empresas por ser competitivas, mejorar e innovar, competir y conquistar nuevos mercados, llegará la solución de nuestra crisis económica.

La recuperación sana no será que los estados y sus bancos centrales generen otra burbuja. Tampoco los políticos la harán. Sólo la iniciativa privada, que no es otra cosa que el conjunto de las acciones individuales coordinadas por la función empresarial y el libre intercambio, será la causa sólida de nuestra recuperación económica.

Y lo cierto es que la frase antes citada aporta muchas ideas sobre la función emprendedora.

Una puede ser que la acción empresarial es recorrer un camino. Algo en constante movimiento, dinámico y plagado de incertidumbres.

Otra es que siempre habrá piedras. Estas tendrán forma de obstáculos, dificultades amenazas, competencia pensadordesleal, regulaciones absurdas, errores, fracasos. Pero ésta es la materia prima con la que se edificará el éxito. A mas y mayores piedras, más sólido el castillo.Y la economía real parece demostrar que detrás de todo éxito empresarial hay una enorme cantidad de experiencias, intentos fallidos y obstáculos superados.

Otra idea que sugiere es que el castillo no existe todavía, está en la mente del que recorre el camino, que sabe y tiene muy claro adónde va y que quiere hacer. Este emprendedor ha descubierto o se ha dado cuenta de algo que puede ser valioso y se pone a hacerlo con el optimismo y confianza de realizar su sueño: su castillo.

Las piedras art 130

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.