José Ignacio Lluch – FREE MARKET

27 diciembre, 2009

Año Nuevo

Filed under: Uncategorized — joseignaciolluch @ 9:32 am
Tags:

¿CONSIGUE comerse las 12 uvas al ritmo de las campanadas y, al siguiente segundo, felicitar de modo inteligible a los que le rodean? Hay especialistas como yo que se atragantan en torno a la 7ª,otros ,con la risa, pierden el ritmo que marca el reloj y algunos ni lo intentan. Y creanme, unos pocos lo consiguen hacer perfectamente. O por lo menos eso me dicen.

En el mundo de las empresas sucede lo mismo con el business plan o plan de negocio. Supone el programa en un período de tiempo concreto de lo que se quiere hacer con la empresa y donde se tiene que posicionar en un plazo  preestablecido. Es  la brújula o el indicador de la dirección en el corto, medio y largo plazo. En definitiva, es la plasmación organizada de los fines y medios posibles para lograr ser lo que se quiere ser.

La verdad es que nunca o casi nunca se cumple el business plan, y esto, no se escandalice, lo sabemos todos los que hemos visto más de uno y lo hemos contrastado con la realidad. La vida y por lo tanto las empresas desbordan cualquier planificación.¿Algún business plan realizado antes del 2007 indicaba una caída de las ventas, aumento de morosidad o desaparición de líneas de crédito?

Lo importante es la voluntad de la empresa en cumplir un determinado plan y revisar, contrastando con la realidad, el grado de cumplimiento y validez del mismo. Es la voluntad de rectificar y adaptarse a los cambios que, sin duda, sobrevendrán en el futuro.

Si un business plan nunca es perfecto e inmutable, siendo lo importante las personas comprometidas con él y su afán de mantener un rumbo hacia la excelencia, es peor no tenerlo. Piensen en un barco a la deriva o un coche en marcha sin dirección.¿Le horroriza? Pues hay muchas empresas sin plan de negocio o cosa que se le parezca. He tenido el dudoso placer de conocer a empresarios que lo sabían todo y no necesitaban un business plan. Según ellos su producto era magnífico y su fabricación también. Pensaban que su negocio lo habían dirigido  años de la misma forma y no tenían por qué plantearse nada nuevo. Consistía en obtener las materias primas lo más barato posible, ajustar mucho los gastos y por precio vender el producto. No era importante  ni la marca, ni las tendencias de los clientes, ni los competidores. Todo iría bien como había ido siempre…Y llegaron los chinos y a la vez la crisis. Ahora ya no necesitan un plan de negocio sino un concurso de acreedores. La pena es que ésa soberbia ciega arrastra al paro a un montón de gente inocente y destruye empresas que podrían tener una potente presencia en los mercados.

En pocos días celebramos el Año Nuevo y despedimos al Viejo y sus viejas actitudes y errores. El futuro que se inicia al terminar las uvas, como se pueda ,es prometedor y siempre supone un reto muy atractivo.¿Tenemos un plan para el 2010?

free.market@main-network.com

Publicado en el Mundo- Valencia 27 diciembre 2009

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: