José Ignacio Lluch – FREE MARKET

18 abril, 2010

Tiburones

Filed under: Uncategorized — joseignaciolluch @ 6:55 pm
Tags:

SI EN UNA SOLEADA y radiante mañana estival está dando una vuelta en una zodiac por el mar y observa un par de aletas de tiburón rondando cerca, es muy probable que decida no darse un chapuzón para refrescarse, por mucho calor que haga, sino más bien, poner literalmente tierra de  por medio sin dilación y alejarse lo máximo posible de esas criaturas de la naturaleza.

En el extenso mar del mundo de los negocios y las empresas también hay tiburones y el problema es que al carecer éstos de aletas dorsales como sus hermanos depredadores marinos, no se detectan con la misma facilidad.

No crea que la crisis económica global ha acabado con ellos. Siguen actuando, sólo que son menos visibles o evidentes que en los tiempos de las bonanzas y burbujas financieras. Al igual que en el mar cuando se produce un naufragio, los supervivientes están más expuestos y debilitados frente a la amenaza de tiburones, en las crisis y recesiones, las empresas también.

Los hay de todo tipo o tamaño y se pueden encontrar en cualquier sector o actividad. Están dispuestos a darle un buen bocado a su cartera, patrimonio o empresa y, si es posible, devorarla sin importar los medios ni las consecuencias. Se disfrazarán de salvadores de su empresa, honestos consultores, proveedores financieros o inversores y cuando se descuide, actuarán como lo que son. Es clave poder detectarlos y por supuesto, no caer en la estupidez de creer que todo ser que se mueva en el ámbito financiero es un peligroso tiburón. Ahí los hay como en todas partes. Es tan tiburón el inversor financiero que para adquirir una empresa, la endeuda hasta lo absurdo y así ahorrar capital y que su TIR salga muy bien, aunque la empresa muera luego en el intento, por acarrear una deuda no operativa imposible de atender, como el empresario que descapitaliza su empresa de forma irresponsable dejándola sin liquidez para afrontar su día a día o como el asesor o banco que propone un instrumento financiero a su cliente basandose en la comisión o remuneración que recibirá más que en la idoneidad y adecuación del mismo.

El tiburón se caracteriza porque siempre antepondrá sus intereses personales a cualquier proyecto empresarial o profesional sin importarle los daños a terceros, buscando el corto plazo, más preocupado de la estética que de la ética y practicando eso de que el fin sí justifica los medios.

Sin embargo, éstos rasgos comunes no nos dan una clave para prevenir su presencia a tiempo. Me atrevería a sugerir como prueba definitiva para detectarlos algo muy simple pero que no suele fallar y  es que toda propuesta o planteamiento de un tiburón adolece de una absoluta ausencia de sentido común. Allí donde éste no esté, aunque la solución o plan parezcan magníficos o incluso mágicos, es muy probable que por esas aguas ronde un tiburón.

 

free.market@main-network.com

Publicado en el Mundo- Valencia  18 abril 2010

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: