José Ignacio Lluch – FREE MARKET

25 julio, 2010

REFLEXIÓN Y ACCIÓN

Si empiezan a resultarle irritantes las llamadas de su móvil, si la reunión de dirección le parece interminable, si ha de hacer acopio de sus reservas de paciencia para atender correctamente a ese cliente o proveedor, particularmente pesado, sin intentar estrangularlo, es un síntoma claro de que necesita irse de vacaciones.

Ha llegado el verano y con él, además del calor, esa típica y generalizada tendencia a trasladar cualquier cita, compromiso o decisión a septiembre. Llegan también las vacaciones, ese tiempo de descanso que sirve para reponer fuerzas distanciándose un poco de la acción cotidiana.

Quizá sea un buen momento para la reflexión. Se dice que lo más práctico es una buena teoría. Las ideas surgen de la reflexión y ésta consiste, básicamente, en hacerse preguntas e intentar contestarlas. Cuestionarse todo y volver a enfocarlo a la luz de la experiencia, la imaginación y el conocimiento.

Los buenos empresarios no son solo hombres o mujeres de acción..Son personas capaces de, partiendo de una reflexión o idea, trasladar al mundo real ese concepto en forma de producto o servicio y que éste funcione. Son una combinación equilibrada de reflexión y acción que acaba generando riqueza a propios y ajenos. Puestos a reflexionar durante las vacaciones, propondría una serie de preguntas que se pueden agrupar en tres categorías: el de las personas, la empresa y la sociedad en la que vivimos. Respecto al primer grupo, quizá las preguntas podrían ser: ¿Me gusta lo que hago o me apasionaría estar haciendo otra cosa? ¿mi equipo piensa lo mismo, están haciendo lo que les gusta y lo que mejor saben hacer?, ¿se sienten las personas con quien trabajo involucradas con el proyecto y compenetradas entre sí?, ¿soy parte de la solución o del problema en mi empresa?. El segundo grupo de preguntas afectarían a la empresa: ¿está donde debe estar?, ¿dispone de un equilibrio financiero?, ¿tiene alguna especial concentración de riesgo en sus clientes, proveedores o mercados?, ¿crece o mengua?¿sus productos o servicios tienen una ventaja competitiva?, ¿cómo responden nuevos mercados?, ¿se dedican recursos a investigar, innovar y contratar talento?¿se tiene una clara estrategia y core business?¿están detectadas sus amenazas y hay un plan para evitarlas?¿hay  identificación con los objetivos entre los accionistas y los gestores?.

El último es el más fácil de diagnosticar pero el más complicado de resolver: ¿cómo está la economía de su país a corto y medio plazo?, ¿y la gestión de la política económica?, ¿qué acciones se deben desarrollar, para asumiendo lo que hay, seguir avanzando?, ¿se puede desde la sociedad civil actuar y resolver situaciones y problemas?

 Ver publicado art. 41

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: