José Ignacio Lluch – FREE MARKET

16 noviembre, 2010

LA INICIATIVA

Se dice que la mejor defensa es un ataque. La defensa es pasiva e intenta minimizar el efecto de la agresión mientras que el ataque es activo e implica una iniciativa. En cualquier deporte cuando se cede la iniciativa al contrario y se juega a no perder, normalmente, se pierde frente a quien está llevando la iniciativa y juega a ganar.

En  economía pasa lo mismo, si ante la agresión de una crisis y recesión, uno se limita a protegerse y a tomar medidas defensivas de carácter pasivo, probablemente, no logrará vencer ni reiniciar el camino de la victoria que es la recuperación.

Tras los años de crisis que llevamos, las empresas que no solo han sobrevivido sino que siguen creciendo, son aquellas que no se han limitado a protegerse y esperar, sino que han seguido avanzando y actuando. No basta con reducir el gasto y paralizar cualquier iniciativa porque implique un cierto riesgo. Si la primera oleada de empresas víctimas de la crisis acabó con las que se encontraban más endeudadas y sin solidez financiera, la segunda oleada afectará, y lamentablemente tiempo habrá para comprobarlo, a las que carezcan de iniciativas y  se queden quietas esperando mejores tiempos..

Hace poco, los propietarios y  gestores de una empresa que mantiene crecimientos de dos dígitos durante los últimos años, me explicaban las claves de su estrategia. Después del golpe de la crisis, me decían, eliminamos  las líneas de negocio que no gestionábamos bien y nos centramos en detectar qué y quiénes nos aportaban valor. Identificamos y nos centramos en qué servicios, productos, mercados y personas generaban valor y aportamos  el apoyo económico necesario. Como esto suponía más dinero, descartamos la financiación bancaria y recurrimos a inversores de capital mediante una operación de cash in. Tuvimos que ceder  una participación accionarial pero se consiguió fortalecer el proyecto con recursos propios y desarrollar las iniciativas del plan de negocio. Este movimiento nos ha demostrado que somos competitivos y hemos ganado huecos en otros mercados donde somos mejores que la competencia que allí había. Si nos hubiéramos parado, otros estarían ahora creciendo y ocupando esos espacios.

Ojalá los gobiernos y el enjambre de burócratas macroeconómicos que los rodean, se percataran de que los que crean riqueza y bienestar no son ellos, sino la iniciativa privada, cuando en lugar de contenerla y desincentivarla se le deja espacio y libertad para que actúe.

Ver publicado art 47

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: