José Ignacio Lluch – FREE MARKET

14 diciembre, 2010

AHORRO Y RECUPERACION

Supongo que, a diferencia de los más jóvenes de su familia, Ud. comparte conmigo la convicción de que las patatas no nacen en los lineales del supermercado sino que, más bien, e plantan bajo tierra y, con tiempo y cuidados, van cogiendo fuerza y acabará aflorando a la superficie una planta que, una vez desarrollada, dará sus frutos en la cosecha.

En el mundo de la economía pasa lo mismo, para que se produzca el fruto ha de haber previamente una raíz que crece por dentro y con cuidados se va fortaleciendo hasta que se desarrolla. Esta raíz es el ahorro. Se entiende por tal el excedente que queda entre los ingresos y los gastos corrientes.

Tras una crisis con burbujas financieras e inmobiliarias, muchas empresas y familias están dedicando su capacidad de ahorro a sanear sus economías, eliminando o reduciendo sus deudas y sus costes. Esa capacidad de ahorro surge porque el mercado se equilibra y adapta de forma espontánea a la nueva situación, ajustándose la oferta de bienes y servicios a una demanda que pide una revisión a la baja del precio de los mismos. Esto sucede en los sectores donde hay más competencia mientras que aquellos donde hay mayor intervención o situaciones de oligopolio, la demanda los rechazará en la medida que pueda.

El aspecto de un campo recién plantado es tan desolador e inerte como la vida económica que sigue al estallido de burbujas y crisis. Baja la actividad, el consumo, y la inversión. Sin embargo hay vida, se está creciendo por dentro. Se eliminan gastos superfluos, se corrigen errores, se desapalancan las familias y las empresas, se adaptan a los cambios. Por mucha liquidez que se riegue en ese campo, no acelerará el desarrollo sino que puede inundar las raíces y perjudicar el crecimiento.

También son tiempos de oportunidades. Un empresario me decía que tenía a sus competidores ocupados en atender y repagar sus deudas, lo que les limitaba su capacidad de crecimiento y que su empresa, al estar saneada económicamente, estaba aprovechando la ventaja, aumentando su capacidad de ahorro por la bajada generalizada de los gastos y acometiendo inversiones que le estaban haciendo crecer e implantarse en mercados muy atractivos y nuevos.

En la economía real al igual que las patatas lo importante no es una aparente floración estimulada artificialmente sino la existencia de una raíz sólida y sana, el ahorro, que acabará dando frutos en forma de consumo e inversión.

Ver publicado art 50

1 comentario »

  1. Me parece a mi que algunos políticos de este pais no saben ni de donde vienen las patatas y las plantan directamente con la bolsa en la nevera, donde sólo producen tristes brotes.

    Comentario por nievesllorens — 26 enero, 2011 @ 6:49 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: