José Ignacio Lluch – FREE MARKET

4 enero, 2011

CARTA A LOS BENEFACTORES

 Supongo que, por las fechas en que estamos, ya habrán escrito su carta a Los Reyes Magos y la habrán entregado al paje más cercano que hayan localizado por su casa. En caso contrario, apresúrense que aún hay tiempo y resulta muy conveniente orientar a los de Oriente sobre lo que uno quiere, le gusta o necesita.

En el ámbito de la gestión macroeconómica pasa lo mismo. Los estados con sus políticas económicas y sociales, emulando a los Magos, tienden a proveer cada vez más por el bienestar y felicidad de sus administrados. Quieren ser nuestros benefactores. Esto en teoría no está mal, siempre y cuando en su afán providencial, los que ostentan el poder del Estado, no crean que ese fin justifica cualquier medio como, por ejemplo, llevarlo a la quiebra o vulnerar, aunque sea un poquito, libertades individuales o el sentido común.

Con el fin de evitar regalos no deseados, decepcionando las expectativas propias y de los representantes  públicos que velan por nuestro bienestar, me atrevo a sugerir estas peticiones a nuestros benefactores:

 No nos digan que nuestra economía está  en franca recuperación si no es cierto.

No nos exijan sacrificios económicos sin hacerlos Uds. en primera persona.

No nos regalen más diálogo social sobre el paro mientras cada día hay más parados y no llega el momento de establecer otro marco legal que propicie el empleo.

No me den un premio económico por estar en paro, se lo cedo a quien me vaya a contratar.

No se empeñen tanto en destacar lo diferentes que somos en cada autonomía porque nos dificulta y nos complica la vida si queremos tener libertad de movimiento en nuestro país para trabajar o realizar cualquier actividad.

No me regalen la libertad de coger un avión a cambio de eliminar, manu militari, la de otros civiles, por mal que nos caigan. Negocien y lleguen a acuerdos como en las sociedades civilizadas.

No me digan cuándo me jubilo y qué cobro, ya que esto de las pirámides  no funciona, y dejen que nos organicemos los empleados y las empresas sobre este punto tan importante, no olviden que es nuestro dinero lo que se ha cotizado para recuperarlo después.

No nos regale su ideología en los colegios sino una educación competente y sólida para poder competir y aportar lo mejor de cada uno en un mundo cada vez más exigente.

No nos subvencione un tipo de arte y de cultura, deje que seamos nosotros los que decidamos en taquilla qué entrada pagamos y cuál no nos interesa nada.

Ver publicado Art 52

1 comentario »

  1. Totalmente de acuerdo con el contenido de este artículo.
    El intervencionismo excesivo del Estado está asfixiando la economía española, ya de por sí huérfana de profundas reformas estructurales. No es el capitalismo lo que está llevando a este país al desastre, sino el “edificio” político que hemos ido levantando en España. Como dijo el periodista Ansón el otro día: “O el Estado de Bienestar o el Estado de las Autonomías”. La solución está en nuestras manos.

    Comentario por Andrés Ferrer Taberner — 13 enero, 2011 @ 12:14 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: