José Ignacio Lluch – FREE MARKET

22 febrero, 2011

LOS EMPRESARIOS Y LA ECONOMÍA

En toda competición deportiva, siempre hay tres grupos diferenciados de personas que participan en ella: los jugadores, los árbitros y el público. Este último, no interviene directamente en el desarrollo del juego pero disfruta o sufre dependiendo de las actuaciones de los otros dos. Lo relevante para que se produzca un buen partido y satisfaga al público, es que los jugadores sean buenos y se esfuercen y que los árbitros sean neutrales y sólo intervengan cuando se vulneren las reglas del juego.

En las economías de mercado sucede lo mismo. Los empresarios son los jugadores y se esfuerzan en ofrecer al público el máximo grado de satisfacción posible ya que de ello depende su ganancia o pérdida. (Asimismo, los gobiernos, como los árbitros, con el poder que se les ha dado, pueden dificultar o apoyar el fair play empresarial, provocando con ello largos períodos de recesión o de recuperación económica.)

Si nos situamos  en España y nos fijamos en qué están haciendo los empresarios, como parte relevante del funcionamiento de la economía, las observaciones son esperanzadoras, a pesar de los informes macroeconómicos y de la gestión de nuestros responsables de política económica.

Según el INE, en el año 2010 se crearon casi 80.000 nuevas sociedades mercantiles, con un capital suscrito de cerca de 8.000 M €. Se disolvieron algo más de 18.000 de forma voluntaria, por fusión u otras causas. Y 34.413 empresas aumentaron capital por un total de 39.133 M €.

Esta información, publicada la semana pasada, me sugiere lo siguiente:

En primer lugar, se han creado más empresas que las que han desaparecido a lo largo del pasado año. Varias decenas de miles de emprendedores acaban de iniciar su proyecto empresarial, convirtiéndose en empresarios al empezar a interactuar en el mercado. Ya son economía real.

En segundo lugar, aunque en número suponen la mitad de las que se crearon en 2007, existe una gran diferencia cualitativa: han nacido en una economía regresiva. No son fruto de una expansión crediticia artificialmente creada donde todo vale y hay liquidez para cualquier cosa, sino actos conscientes de una situación nada favorable. Cabe esperar que esta hornada de empresas, nacidas en épocas de crisis y ausencia de crédito, actúen con mayor consistencia presupuestaria y, sobre todo, que cubran mejor los vacíos que un mercado cambiante genera.

Por último, empresas ya existentes, se están fortaleciendo con más capital, quizá con el fin de desapalancarse, crecer y competir mejor.

Si aparecen más empresarios en el mercado y los que hay, refuerzan sus empresas con más aportaciones de capital, la conclusión es que el actor principal de la economía está vivo y apuesta por el futuro.

Ver poblicado Art .58

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: