José Ignacio Lluch – FREE MARKET

1 marzo, 2011

LOS EMPRESARIOS Y LA ECONOMÍA II

La creación de nuevas empresas, con independencia y a pesar de las circunstancias adversas, provoca en la economía una serie de consecuencias, en algunos casos de forma automática e inmediata, que resulta interesante recordar.

La primera es que cualquier nuevo proyecto empresarial que aparece en el mercado,  ofrecer, y puede que lo consiga, una nueva solución, una innovación, una oferta diferenciada que mejore, sustituya o satisfaga más que las existentes y como resultado, los consumidores nos veamos favorecidos por la iniciativa.

La segunda es que toda acción empresarial se basa en una concreta información o idea que el empresario tiene y en base a la cual actúa. Este proceso que abre, al interactuar en el mercado, genera a su vez más información para otros que intentarán cubrir los huecos o las oportunidades que acaban de ser descubiertas. Ya sea para aquellos que quieran emular la idea como para los que se posicionen como proveedores de los medios necesarios que el nuevo proyecto requiere.

Una tercera afecta a las empresas ya existentes y tiene que ver con la competencia y la rivalidad empresarial. La aparición de un nuevo jugador en el mercado supone una potencial amenaza para sus competidores y si lo que ofrece al cliente es mejor y/o más barato, les arrebatará una buena parte de su pastel. No tendrán, por tanto, más remedio que esforzarse más en la buena dirección, mejor calidad-precio, lo que beneficia al conjunto de la sociedad, o ir perdiendo las ventas y desaparecer con el tiempo por ya no sintonizar con lo que el mercado le demanda.

Otra consecuencia evidente es que el empresario, al iniciar su proyecto, asigna y destina un capital determinado para desarrollarlo. Este procederá de él y, posiblemente, también de terceros que lo apoyan e invierten en él. Este capital contrata personas, financia tecnologías o investigaciones y utiliza, o reutiliza, unos activos que probablemente son unos bienes materiales que estaban ociosos o no productivos hasta entonces. Es, en definitiva, un capital que genera puestos de trabajo y ordena una serie de bienes tangibles e intangibles hacia su productividad.

Y una última, que lo es a su vez, de todas las consecuencias anteriores, es que si paulatinamente van naciendo más y más empresas, cambiará la tendencia regresiva hacia una recuperación económica. Lo que supone mayor bienestar y riqueza para una mayor cantidad de gente.

Da la impresión de que esos seres peligrosos a los que hay que controlar, vigilar, perseguir, denostar y regular hasta la extenuación, pueden ser el único medio posible para salir del agujero de malestar y miseria en el que ahora nos encontramos.

Ver publicado art. 59

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: