José Ignacio Lluch – FREE MARKET

5 abril, 2011

La Competencia I

A lo largo de un día normal en la vida de cada uno, tomamos cientos de decisiones de mayor o menor importancia que suponen elecciones entre varias posibilidades alternativas. Cada una de las cuales forman parte del conjunto infinito de medios y fines que cada ser humano, actuando a la búsqueda de su mayor bienestar, decide en cada momento. Esto solo es posible en un mercado libre donde cada cual según sus capacidades, medios a su alcance, inteligencia y esfuerzo, actúa con la finalidad de conseguir el mayor grado de satisfacción  posible.

En ese mismo día normal, estamos siendo simultáneamente consumidores y ofertantes de algo, ya sean bienes o servicios. La economía de mercado nos permite, frente a otros sistemas, como ofertantes, la posibilidad de intentar ocupar el papel que queremos tener en el mundo de la oferta y, como consumidores, la opción de escoger entre varias, aquella que mejor satisfaga nuestras necesidades.

Al escoger, estamos prefiriendo a uno frente a los demás que nos ofrecen lo mismo. Entre ellos hay una competencia o rivalidad para conseguir que nuestra elección recaiga en ellos y no en los demás. Al competir, intentan obtener una ventaja que haga que su oferta sea la que al final escojamos frente a las otras. Para ello innovarán, investigarán, perfeccionarán o abaratarán todo lo posible su producto o servicio. Todas esas prácticas y esfuerzos son muy positivos ya que redundan en una constante mejora y progreso del que nos vamos beneficiando todos. Es la soberanía de los individuos como consumidores, es el mercado libre y a nadie se le escapa que es el invento humano que más bienestar y progreso ha generado a lo largo de la historia.

El problema surge cuando la ventaja se obtiene, no por la mejora permanente del bien o servicio que se ofrece, sino por la intervención del poder político que  otorga determinados privilegios o ayudas a unos en detrimento de los demás competidores, (ya sea dificultando el acceso al sector, fijando tarifas y precios sin competencia o aportando fondos públicos a favor de unos sectores o empresas frente a otros.)

Esas situaciones de ventaja otorgada, no obtenida limpiamente ante un mercado cuyo soberano es cada consumidor, son precisamente las que, en estos momentos, están provocando mayores desajustes para la recuperación, incompetencias reales, injusticias y dolor en la sociedad.

Ver publicado Art. 64

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: