José Ignacio Lluch – FREE MARKET

13 septiembre, 2011

DE LOCOS

Cuentan que un conductor intentaba cambiar una rueda del coche frente a un manicomio mientras era observado por varios locos. Al carecer de las tuercas necesarias, le resultaba imposible asegurar la de recambio. Al rato, uno de los locos le sugirió que utilizara una tuerca de cada  una de las otras ruedas y así conseguiría afirmarla nueva. Elconductor lo hizo y al ver resuelto su problema, se lo agradeció sorprendido de que hubiera sido capaz de idearlo, a lo que éste le contestó : “estaré loco pero no soy estúpido.”

 Cuando se contempla la evolución y los resultados de la macroeconomía de nuestro entorno parece que nos encontramos en un manicomio. Las actuaciones de las autoridades económicas. con su constante intervención y regulación del mercado, están consiguiendo justo lo contrario de lo que pretenden lograr: el mayor bienestar posible para el mayor número de gente. Se quiere evitar el paro, pero se incentiva el desempleo y el despido, nola contratación. Sehabla de apoyar a las empresas pero éstas carecen de financiación, mientras una gran parte de ésta, se acapara por el propio gobierno. Se dice que los autónomos y las pymes son las que realmente crean riqueza y empleo, y sin embargo, son las grandes las únicas interlocutoras de la situación empresarial ante el gobierno. Se habla de competitividad a la vez que se suben los impuestos directos e indirectos. Se recalca la importancia de la formación mientras se sostiene un modelo educativo muy distante de la excelencia…

 Para no volverse loco conviene bajar a la economía real y hablar con alguno de esos “locos” que forman parte de ella. Me decía un empresario que, a pesar de la negativa situación general y de su empresa, no pensaba abandonar. Que su actividad era una de las cosas que más le motivaba en la vida y, que las dificultades eran su mejor acicate para redescubrir oportunidades, mejorar procesos y explorar nuevos mercados. Que se percataba de que con la crisis todo había cambiado y que ahora la demanda le exigía cambiar también y anticiparse a las nuevas necesidades o desaparecer del mercado. Así nació esta empresa, me decía, y ahora ha de volver a entender y resolver satisfactoriamente las necesidades distintas de su potencial clientela.

 Me recordó las claves de todo buen empresario: amor y pasión por lo que se hace y sentido común y perspicacia para detectar las necesidades cambiantes del mercado y satisfacerlas.

 Resulta reconfortante descubrir que en el manicomio macroeconómico en el que estamos hay una economía real llena de gente que no está loca ni es estúpida.

Ver publicado Art 75

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: