José Ignacio Lluch – FREE MARKET

10 enero, 2012

EL SENTIDO COMÚN

De entre todas las felicitaciones de Año Nuevo recibidas estos días, hubo una que me pareció interesante. Decía algo así como que el 2012 esté lleno de sentido común para todos. Me gustó y me pareció original ya que es el menos común de todos los sentidos y, a la vez, el mas invocado y solicitado.
Todos entendemos su significado pero muy pocas veces se aplica en la práctica. En el mundo de la economía sucede lo mismo. Cuando se elimina el concepto de ser humano y su protagonismo en la ciencia económica y es sustituido por verdades científicas basadas en magnitudes y abstracciones matemáticas, desaparece el sentido común.
Por ejemplo, si las crisis surgen por el constante intrusismo regulador de los estados y los bancos centrales, que en su afán por mantener una expansión crediticia ficticia provocan burbujas financieras, inmobiliarias y de todo tipo. ¿es pues de sentido común que intervengan más y más, endeudando el sistema y concentrando más control y poder?
Por ejemplo, si no hay ahorro y sí una enorme deuda, ¿cómo se puede recuperar el crecimiento con más endeudamiento?
Si los motores de la recuperación son los empresarios y emprendedores, ¿cómo pueden actuar sin crédito o capital para desarrollar sus proyectos con un sistema financiero mirando hacia otro lado?
¿Cómo se fomenta el ahorro, la inversión y el consumo de los ciudadanos, que son las únicas plataformas para que una economía pueda recuperarse, si metemos la mano impositiva y recaudadora en sus ya exiguas carteras?
Si el mercado no quiere un producto a un precio determinado, por ejemplo un piso, y este precio se ha formado por un conjunto de gastos erróneos en los que su actual poseedor incurrió, o los baja de verdad y los vende al precio que la gente considere adecuado o será insostenible, salvo que esperemos a que se cree, científicamente, otra burbuja que pague ese ridículo precio.

En el mundo de la economía real el sentido común se ve con más frecuencia, sobre todo, porque cuando un empresario o consumidor lo abandona, le suelen abandonar poco después a él, su patrimonio y sus bienes. Quizá por eso miran con prudencia la opción de endeudarse, ahorran y no despilfarran, adecuan sus gastos a sus ingresos, no persiguen ni bloquean a los que les crean valor, equilibran y ponderan el peso de su aparato administrativo con relación a lo que hay que administrar, no se empeñan en sostener lo insostenible…
Aunque no lo parezca, en la economía, cuya base es el estudio de la acción humana, también puede caber el sentido común.

Ver publicado Art. 87

4 comentarios »

  1. Gran artículo, cargado de razón, esta vez no puedo poner “peros” y mira que me gusta buscar “peros” a los demás, básicamente estoy de acuerdo contigo en que las políticas que se están llevando son erróneas, principalmente porque en materia económica apenas hay diferencias, por mucho que las vendan, entre los dos grandes partidos nacionales (hablo de España, no sé si serás tú de por aquí), no hay una fuerza realmente liberal o si la hay luego no se atreve a ejercer como tal.

    Saludos jefe.

    Comentario por Dessjuest — 12 enero, 2012 @ 7:16 pm | Responder

    • Gracias por tu comentario.
      Estoy totalmente de acuerdo con tu conclusión. Las medidas económicas que acaba de aprobar el gobierno podrían perfectamente haber sido promulgadas por un gobierno socialdemócrata o socialista. Y son erróneas porque en ellas subyace una profunda desconfianza a la libertad de mercado y la iniciativa privada. Se creen que ellos están mejor dotados que el conjunto de los individuos para superar cualquier crisis y en lugar de ceder espacio económico lo ocupan e intervienen cada vez más.
      Los conservadores y los socialistas tienen mucho en común en lo que se refiere a los enfoques económicos. Ambos son colectivistas, anteponen y justifican sus tendencias planificadoras e intervencionistas a la libertad de la gente, porque en el fondo temen la libertad y la iniciativa individual. Vivimos en economías mixtas, no liberales, donde los principios del socialismo (que ya ha fracasado en economía) han sido adoptados por los economistas de la macroeconomía occidental. Son malos tiempos para el liberalismo que, a su vez, no es capaz de organizarse en `plataformas de gestión política alternativa a lo que hay.
      Perdona el tochazo que te acabo de escribir
      Un saludo, amigo.

      Comentario por joseignaciolluch — 13 enero, 2012 @ 9:57 am | Responder

  2. Pues no, nada de tochazo, porque siempre gusta encontrar a alguien que más o menos comulga con tus ideas, y eso que yo no me considero un liberal a ultranza, como hablamos en su momento con los contratos creo que el Estado debe poner unos mínimos, pero a la hora de la verdad nuestros políticos tienen un ansía intervencionista que da miedo.

    Un placer leerte jefe, no decaigas en el blog.

    Comentario por Dessjuest — 14 enero, 2012 @ 12:11 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: