José Ignacio Lluch – FREE MARKET

31 enero, 2012

LA RAÍZ DEL PROBLEMA

Dicen los buenos médicos que cuando se combate una enfermedad no hay que atacar los síntomas de la misma sino, más bien, centrarse en localizar y detectar las causas que los provocan. Anestesiar un dolor no resuelve el problema, lo agudiza. Lo lógico es establecer un certero diagnóstico y una inmediata actuación en un doble sentido: atacar y eliminar lo nocivo y, a la vez, potenciar y apoyar las defensas, para conseguir la recuperación.

En el mundo de la economía y las empresas pasa lo mismo. Si no se detecta cuál es la causa de los malos resultados, las pérdidas o el malestar económico, y no se actúa contra ellas, de nada sirve atenuar o anestesiar sus efectos, ya que toda medida, esfuerzo o inversión mal encaminada y no dirigida a la raíz del problema, será un derroche inútil de medios económicos y acrecentará el problema.

Si una empresa ve reducidas sus ventas de forma drástica y como consecuencia de ello, sus ingresos y beneficios, no optará por aumentar el dividendo de los accionistas con el fin de atenuar los efectos de la pérdida de facturación. Si lo hace, acabara muy pronto con la tesorería y sus reservas, eliminando de forma definitiva cualquier posibilidad de enfrentarse y vencer el problema real que está provocando esas pérdidas. Por el contrario, utilizará sus escasos recursos para potenciar aquellas áreas y elementos de que dispone para recuperarse y como consecuencia, volverá el dividendo al accionista.

En la macro, pasa lo mismo. El enorme dolor de nuestra economía es el paro. Pero éste no es el problema sino la consecuencia. ¿Quien crea empleo o elimina paro en una economía de libre mercado? El Estado no, ni su enorme gasto público tampoco. En una gran proporción son las empresas pequeñas y medianas las que más paro eliminan. Sin embargo, en lugar de generar empleo, están desapareciendo muchas de ellas. Podrían señalarse tres causas que están provocando esta situación.

La práctica desaparición del crédito y financiación por parte del sistema financiero para el sector privado; la mastodóntica presencia del sector público y su deuda, en la economía; y la rigidez obsoleta del mercado laboral.
Sería deseable que nuestros actuales gestores de lo público actuaran contra éstas causas con la misma rapidez, energía y contundencia con la que han atizado a los bolsillos de los contribuyentes, ahorradores e inversores.

Ver publicado Art 90

3 comentarios »

  1. Es curioso, cuántas veces he usado este mensaje tuyo en temas que no tienen nada que ver, me gusta mucho el ciclismo, el mayor problema del ciclismo es obviamente el dopaje, en foros diversos y tal me harté a comentar que para atacarlo había que ir a la raiz del problema, diagnosticar la enfermedad convenientemente, conocer hasta dónde llegaban los origenes del mal, sin dsifrazar o intentar ocultar los síntomas, ya que como dices eso no arregla nada.

    Al final casi todo en esta vida es igual, yo a lo que dices añadiría una cosa tan sólo, la prioridad no debe de ser una red social que ayude al desempleado, aumentar el gasto social, sino hacer que no se necesite ayuda alguna, favorecer la contratación en definitiva, y esto es viejo, ya sabes, “no des pescado, enseña a pescar”.

    Comentario por Dessjuest — 1 febrero, 2012 @ 9:46 am | Responder

    • Totalmente de acuerdo.
      Las actuales políticas económicas son ya muy viejas. Como yo Estado asumo el papel de darte bienestar y felicidad,a tí ciudadano,te adormezco con mis cuidados a cambio de tu libertad e iniciativa. Como decía Bastiat hace más de un siglo, el Estado es la gran falacia donde cada cual intenta vivir a costa de los demás. El ser humano no es una colmena de abejas, donde la abeja reina cuida del colectivo sino un conjunto de individuos libres, racionales y capaces de crear,sobrevivir, asociarse y buscar cada cual su propio camino hacia su felicidad.

      Comentario por joseignaciolluch — 1 febrero, 2012 @ 11:04 am | Responder

  2. Mejor que colmena, agregado de primates pero añadiendo: inteligencia, creatividad y libertad.
    “Cerebro y mano” es la diferencia que nos hace evolucionar.

    Me ha gustado!

    Comentario por nievesllorens — 6 febrero, 2012 @ 10:19 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: