José Ignacio Lluch – FREE MARKET

27 junio, 2012

PRIMAS DE RIESGO

Cuando un inversor analiza un proyecto donde prestar o invertir su dinero, por regla general, estudiará muy a fondo la capacidad que tiene éste de devolver la inversión en el plazo de tiempo previsto, junto con una prima que compense el riesgo que asume. Es evidente que a mayor riesgo percibido mayor prima se exigirá a la inversión.

Lo que se analiza básicamente es la capacidad de devolver lo prestado o invertido. ¿Cuáles son los factores que determinan esa capacidad?
Por un lado la credibilidad de los responsables o gestores del proyecto. Fundamentalmente, que no mientan y que sus acciones, no sus palabras, sean coherentes con los objetivos fijados. Todo inversor castiga más la falsedad y la mentira que unos resultados mediocres. El éxito de toda acción humana es incierto y quien invierte a futuro, lo sabe y lo asume, siempre y cuando confíe en el gestor. En caso contrario, el proyecto no es creíble y su prima de riesgo, inviable.
Por otro lado la viabilidad objetiva del mismo. Que lo que se pretende tenga su lógica y no sea un absurdo imposible. Si un inversor olvida alguno de éstos factores, se arriesga a equivocarse y perder su inversión o, también, a rechazar una buena oportunidad.

Hay casos en la economía real para todos los gustos. Son más visibles las inversiones erróneas que terminan en quiebra. Son menos conocidas la miles de buenas operaciones que no se han realizado por error en el análisis previo del inversor. Es famoso el caso de la chica, con aspecto hippy, que acudió a un prestigioso fondo de capital para pedir su apoyo financiero y fue rechazada de inmediato, cuando, poco después, su proyecto The Body Shop, fue un modelo de éxito empresarial.

Cuando se analiza la prima de riesgo de un país no conviene olvidar al sector privado, a todas esas personas y empresas válidas y capaces que están haciendo bien sus deberes y son los únicos con la capacidad de sacar adelante a sí mismos y de paso a su país.
Primas de riesgo Art 105

2 comentarios »

  1. El tema es que tenemos los políticos que tenemos, más preocupados por las siguientes elecciones, que hay todos los años encima, que por hacer su trabajo, y no se trata de “como soy de a le culpo a b”, porque el discurso es siempre el mismo.

    En la oposición criticamos todo lo que hace el gobierno, sube la prima de riesgo y en vez de apoyar lo aprovechamos para hacer más crítica, el resultado, sube, cuando llegamos al gobierno hacemos lo contrario de lo que sugeríamos o hasta prometíamos, resultado, nos toman por el pito del sereno, la credibilidad baja y la prima sube.

    Claro, siempre hay excusas, que si la banca, que si Grecia, pero se rescata a la banca y ganan los “buenos” en Grecia y la prima se desboca, yo no quedan culpables porque a ellos mismos no se van a mirar, y nuevamente la oposición en vez de echar un cable a lo suyo, que hay elecciones en Pais Vasco o donde sea en el horizonte, hay que hacer sangre.

    Lo queramos o no al final lo que juzgan los inversores es la credibilidad del país, como tú dices, y esta la dan sus dirigentes, en los últimos años hemos tenido dos gobiernos, en teoría bien distintos, pero que han hecho lo mismo, mentir, decir una cosa y hacer otra, buscar excusas, no tener una táctica clara, siquiera una táctica, la que sea, dan bandazos…

    Triste todo. Un placer leerle jefe.

    Comentario por Dessjuest — 28 junio, 2012 @ 5:38 am | Responder

    • No se puede decir más claro ni mejor. Totalmente de acuerdo. Lo que sufren o padecen las sociedades más avanzadas del mundo, de momento y hasta ahora, Europa y EEUU, es el gigantismo de sus estados y/o políticos, tanto cualitativo como cuantitativo. La agobiante intromisión de los burócratas en todas las áreas de la vida y de la economía de sus súbditos, las personas que actúan en lo privado. Un parásito es listo y sabe que puede vivir de su víctima pero no debe crecer de tal manera que haga imposible la existencia del donante forzoso, ya que si esto pasa, se le acabó el chollo. Espero que llegará un momento en el que la sociedad civil, harta de garrapatas, se vacune y se quite unas cuantas de encima.

      Un placer hablar contigo. Saludos.

      Comentario por joseignaciolluch — 28 junio, 2012 @ 10:34 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: