José Ignacio Lluch – FREE MARKET

23 octubre, 2012

LA COSECHA

Todos los agricultores saben muy bien que para conseguir una buena cosecha se han de dar, por lo menos, éstas circunstancias: buena tierra, adecuado uso del abono y del riego y tiempo para que lo cultivado madure.

Una tierra llena de parásitos y piedras donde no haya espacio para que las raíces se fortalezcan, crezcan y se desarrollen, donde se escatime el esencial flujo de agua desviándolo para cubrir otras funciones distintas o se corten los brotes antes de que hayan madurado,  dará unos resultados raquíticos e insatisfactorios.

En economía sucede lo mismo. La tierra es el mercado y su calidad y fecundidad depende del grado de libertad del que disfruta. A mayor presencia del estado en la economía, regulando, planificando, interviniendo y recaudando,  menor espacio para la iniciativa privada y el mercado.

A mayor estructura del aparato público, mayor requerimiento de financiación y menor disponibilidad de ésta para los proyectos de familias, emprendedores y empresas.

A mayor poder económico de los políticos, mayor protección a la incompetencia y menor garantía de satisfacción para el consumidor.

También los agricultores saben que el silencio que rodea a un campo recién cultivado es solo aparente. Que si se sabe escuchar, se oye cómo la cosecha está creciendo por dentro.

Cuando en las economías de mercado se produce una crisis, se inicia un periodo de ajuste espontáneo que supone el inicio de la recuperación. Su duración depende de las dificultades que el gobernante de turno imponga al proceso. Las familias empiezan a ahorrar y a desapalacarse para sanear sus economías domésticas y lo harán más pronto y mejor, cuantos menos impuestos tengan que pagar de forma directa o indirecta. Los proyectos empresariales erróneos y fallidos tendrán que liquidarse cuanto antes para que los recursos que utilizan puedan trasladarse a proyectos viables y eficaces, sin interferencia política que prolongue la agonía. Los emprendedores podrán iniciar sus proyectos en la medida que tengan más libre y fácil el acceso al mercado.

Que no se equivoquen los políticos al interpretar el silencio de la mayoría como el refrendo de sus actuaciones. Como la cosecha, los esfuerzos para la recuperación y la frustración, crecen por dentro.

La cosecha Art 110

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: