José Ignacio Lluch – FREE MARKET

23 abril, 2013

CAL Y ARENA

agua_duchaEntre los muchos mensajes que esta semana se han ofrecido a la opinión pública hay dos que, siendo tan diferentes y contrarios entre sí como la noche y el día, como la cal y la arena, bien pudiera sustraerse alguna reflexión de interés al contrastarlos. Ya que ambos están en nuestra sociedad.

Empezando por la cal o lo negativo, nos aconseja uno de los benefactores que nos administran que hemos de ducharnos con agua fría. No es la primera vez que, desde la fatal arrogancia del colectivista de turno, se indica a los súbditos cómo deben vivir. Aunque hay muchas respuestas a la citada sugerencia, como cuántas duchas calientes nos podríamos permitir con el coste del benefactor y miles como él, importa destacar el mensaje de fondo. Y éste no es otro que la impotencia e incapacidad de cualquier gestor  público para crear riqueza. Que lejos de atender y cubrir las necesidades de los verdaderamente débiles, crean aparatos enormes de administradores, cuyos coste e improductividad empobrecen a la sociedad. ¿Qué va después? ¿Se expropia todavía más lo que queda de propiedad privada? ¿Nos vestimos todos con monos grises para ahorrar? ¿ hacemos una dieta de pan y agua? ¿Lapidamos a quien lleve un billete de 500€?

En el lado de la arena y lo positivo, de forma casi simultánea nos llega el mensaje de la experiencia,una-de-cal-y-otra-de-arena origen y modelo de negocio de la primera empresa española líder mundial en su sector. Empezó como todas, en un taller humilde y sin apenas medios. Desde entonces, se mantiene vivo el mejor motor posible de cada iniciativa empresarial, la ilusión. Se reconoce, sin ningún problema, que se cometen errores y se intentan rectificar cada vez. Y que la esencia de su proyecto es entender y adaptarse a lo que quiere y necesita su cliente en cada momento. Una tiendecita se convierte en un gigante multinacional, manteniendo la ilusión del primer día, reconociendo que se equivoca y centrándose en lo único importante: servir bien a su cliente.

Puede que siempre haya cal y arena, pero lo bueno es que cada uno puede decidir qué ser. Ambas opciones están al alcance de cualquiera que se lo proponga.

 Cal y Arena art 122. pdf

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: