José Ignacio Lluch – FREE MARKET

10 junio, 2013

LA BICICLETA

Cuando alguien se sube a una bicicleta por primera vez, lo primero que descubre es que le conviene mirar hacia adelante, mantener el equilibrio y no dejar de moverse y avanzar. Si deja de hacer alguna de estas cosas comprobará, más pronto que tarde y tras contrastar la dureza del suelo, que es conveniente seguir estas reglas básicas.

En el mundo de la economía sucede lo mismo. El natural proceso de la competencia y del mercado, requiere estar siempre pendiente del futuro, mirando al frente y dispuesto a cambiar, innovar y rectificar todo lo que nos aleje de una constante mejora y adaptación a lo que el soberano del mercado, que es el consumidor, quiere. Y ahora, además, el mercado y consumidor está en cualquier parte del mundo. También la competencia.

Otro elemento esencial para cualquier actividad humana, y la economía lo es como el ciclismo, esbicicleta mantener el equilibrio. Cualquier proyecto desequilibrado es inviable y aunque se mantenga a la fuerza, termina fracasando y prolongando una situación que sólo genera malestar para quien la sufre. En economía el equilibrio es el uso eficiente de los recursos escasos disponibles. La adecuada utilización de los medios en armonía con los fines perseguidos. Esta gran verdad, que mi abuela ya conocía, parecen haberla olvidado algunos grandes talentos que dirigen o asesoran nuestra política económica. Pruebe a ponerle a un lado de la bicicleta o de un balance, un peso o deuda desproporcionado y comprobara la importancia del equilibrio. Por muy importante o justificada que parezca soportar la citada carga, es inviable.

Y por último, sin pedalear no hay movimiento y sin él, lo que sucede es que uno se cae. Es cierto que a veces, por la situación del terreno o de la economía, hay momentos cómodos de bajada en los que la inercia parece hacer el trabajo, pero esto no es permanente y conviene no relajarse. Volverá pronto la necesidad del esfuerzo y otros no dejarán de moverse para aprovechar esa ventaja que la situación les brinda.

El movimiento es cambio, innovación, admitir los errores y corregirlos. Lo contrario de lo que parece querer el poder político y beneficiarios. Pero pretender hacer la bicicleta con decretos a las leyes económicas resulta siempre un intento vano.

La bicicleta art. 125. pdf

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: