José Ignacio Lluch – FREE MARKET

24 septiembre, 2013

Una buena dieta

basculaDicen que la vuelta de las vacaciones estivales, entre otras cosas, genera una afluencia masiva de inscripciones a gimnasios, dietas más equilibradas y mil formas e intentos de mitigar los excesos del ocio. Los motivos son variados y van desde los estéticos o económicos, no se entra en el pantalón, a los más serios de salud. Y cierto es que a mayor  intensidad o gravedad del motivo, mayor esfuerzo, constancia y voluntad se aplicará al asunto.

En el mundo de la economía y las empresas también pasa lo mismo. No todo el mundo hace lo lógico, adecuado y correcto en todo momento y en cualquier circunstancia. Aunque la teoría se conoce y se acepta, en general  sólo se actúa cuando surge una amenaza o un cambio radical que provoca una reacción clara y decidida.

Todos sabemos que las empresas deben crecer y competir en el exterior e intentar formar parte de un mercado global, donde hay mucha más demanda y también competencia.

Las que lo hicieron hace tiempo les va bien y han sufrido menos la caída del consumo interno. Ahora la práctica totalidad lo hace y es uno de los pocos datos positivos que nuestra macroeconomía puede reflejar.

Todos sabemos que la diferencia entre los ingresos y los gastos es lo que le queda a uno para ahorrar,dieta2 invertir o consumir. Y si se quiere incrementar esa cifra lo razonable es  intentar aumentar aquéllos y reducir éstos. Pero no recurrir al endeudamiento fácil e imprudente cuyas consecuencias pueden y, de hecho, están generando tanto dolor. La deuda es como una droga que acaba matando a cualquier economía y su cura requiere sufrir un mono terrible. Las empresas y familias que no se intoxicaron por la deuda han sufrido menos y están en mejor situación para afrontar el futuro. Actualmente toda la economía privada que permanece activa se está desapalancando. Todo lo contrario que el sector público.

Todos sabemos que las sociedades más ricas y que mejor progresan son aquellas donde más libertad económica hay.  ¿Qué ha de pasar para que nuestros gestores de lo público lo entiendan e inicien una dieta en su gasto, deuda, impuestos e intervención en la economía?

Una buena dieta art 128.pdf

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: