José Ignacio Lluch – FREE MARKET

25 febrero, 2014

El BURRITO II

burro1

Tenemos al burrito sobrecargado y, al igual que la mayoría de nuestras empresas, ese sobrepeso dificulta o impide su avance. Hay que examinar su carga y considerar cómo aligerar su peso para que su lento y vacilante paso se transforme en el galope de un caballo de carreras.

El  sobrepeso que afecta a una mayoría de nuestras empresas es su endeudamiento y a todas, la presión fiscal. Veamos cómo podría aligerarse.

La medida más directa para reducir o eliminar deuda es aportar más capital. No es casualidad que en los últimos años se hayan disparado las cifras de aumentos de capital en las empresas. Los ahorros y recursos líquidos disponibles de los empresarios han sido reinvertidos para mantener y equilibrar sus balances.

En ocasiones donde no queda capital disponible ni ahorros, los empresarios han dado entrada a sus empresas de nuevos inversores para que aportando esa liquidez necesaria por una parte de la propiedad, respalden el proyecto empresarial.

Sin embargo, hay situaciones donde estas opciones no se producen y es cuando la posibilidad de acción sobre la deuda excede la capacidad del empresario y depende de la voluntad del acreedor. Y aquí es donde el acreedor puede escoger entre dos vías: la ejecución y consecuente liquidación, o una renegociación que permita a la empresa volver a una situación más equilibrada y atender sus compromisos. La primera es cortoplacista y genera más daño del que resuelve. La segunda es la más utilizada por los acreedores proveedores que, siendo empresarios también, saben que con tiempo su cliente se recuperará y prefieren respaldarle a liquidar y vender a la baja las piezas.

Los acreedores financieros tienen muchas alternativas a su alcance antes de recurrir a la ejecución. Toda empresa que ha sobrevivido a la crisis, aunque soporte una deuda, es porque tiene su mercado, sus clientes, y es cuestión de tiempo que se equilibre y estabilice. En lugar de drenar a ésta de liquidez, hay vías para apoyar una más rápida y sólida recuperación desde la refinanciación hasta la capitalización de la deuda.

burro claytonRespecto a la carga tributaria la decisión depende de los gobernantes. Se trata de escoger adónde va una parte de la renta disponible. Se extrae de las empresas liquidez con impuestos directos o gravando el empleo, la energía, las inversiones y cualquier acción que pudiera ser creadora de riqueza o se les deja ser competitivas y realizar su función.

El burrito II art. 137

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: