José Ignacio Lluch – FREE MARKET

3 junio, 2014

EL HUECO

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAseguran los expertos que para que un balón de fútbol acabe dentro de una portería y en consecuencia, ese gol produzca una enorme satisfacción a mucha gente, hace falta que un jugador se demarque, encuentre un hueco y consiga colocar la pelota en él.

En el mundo de la economía sucede lo mismo, para que hayan goles y en consecuencia, satisfacción y alegría de muchos, hace falta que los jugadores actúen, que el equipo se coordine y que descubran los huecos adecuados para conseguir el objetivo.

En el mercado o estadio estamos todos. Los espectadores o consumidores que rechazan o aplauden lo que se les ofrece, los jugadores o empresarios que actúan en él y los árbitros o autoridades que regulan o vigilan el cumplimiento de las normas.

Analizando por separado a cada uno, están los consumidores cuyo papel y objetivo es bien claro: ser el soberano del mismo y que se les ofrezca el mejor servicio u oferta posible en cada momento, sin límites. Cuanto mejor, mejor.

 Los empresarios son aquellos que libremente asumen el papel de actores del mercado y su iniciativa se encamina, bajo su riesgo y ventura, hacia el éxito que es conseguir la aprobación del público. Para ello, tendrán que descubrir los huecos que la oferta tiene, sortear los obstáculos, innovar alejándose de donde todos están ya que ahí no hay huecos, asumir patadas, empujones y bloqueos para alcanzar la meta.

Si observamos el mercado, lo cierto es que siempre se pueden descubrir huecos y oportunidades. No es perfecto, está en constante cambio y las opciones o soluciones son ilimitadas, sólo hay que descubrirlas y ponerlas en marcha. En cualquier sector, servicio, producto o proceso actual siempre puede surgir una idea que lo mejore.

Por último están los árbitros o autoridades, cuyo mejor papelgol3 debería ser limitarse a verificar el juego limpio en el mercado y que gane el mejor. Aplicar por igual a todos las mismas reglas, sin beneficiar a unos sobre otros, ni cambiar el reglamento cada rato y menos aún, intervenir en el juego forzando un resultado a su gusto. Dicen que el mejor árbitro es el que hace su trabajo y pasa desapercibido.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: